http://www.periodistadigital.com/aviacion/object.php?o=303101

Se necesitan cinco horas y media para volar desde la polémica T4 a Lavacolla

Por A. Calvo

Elcorreogallego

Viernes, 17 de febrero 2006

Siete de los diez vuelos que unen Madrid con Compostela de lunes a viernes pasan por la polémica terminal T4. En los vuelos de ida los perjuicios a los pasajeros no son significativos, pero en los de vuelta la cosa cambia.

Las agencias de viajes recomiendan –y la experiencia de quienes han pasado por el nuevo edificio de Barajas lo justifica– llegar al aeropuerto con al menos dos horas de antelación a la salida del vuelo. El paseíto por la espectacular T4 se traduce así en un madrugón considerable para todos aquéllos que necesiten estar en Santiago antes de las once y media y no opten por llegar la noche anterior.

El primer vuelo de la mañana, de Iberia, sale a las ocho y cuarto, y llega a Lavacolla a las 9,25. El problema es que quienes quieren embarcar en ese avión deben estar en Barajas a las seis y cuarto de la mañana, lo que puede suponer salir de casa en torno a las cinco de la madrugada. Teniendo en cuenta que esos pasajeros no llegarán a Compostela hasta casi cuatro horas y media más tarde, la opción del coche parece ganar puntos frente a un viaje en avión que resulta casi igual de largo, ya que de Santiago a Madrid se llega en poco más de cinco horas.

Los problemas de la terminal T4 afectan también a los que quieren aprovechar parte de la tarde en Madrid, ya que para llegar a Santiago antes de las diez de la noche hay que estar en Barajas, de nuevo en la recién estrenada terminal, como muy tarde a las cinco menos cuarto.

Pocas alternativas

Aunque hay otras compañías que vuelan de Madrid a Santiago y permiten sortear la nueva terminal de Barajas, los enlaces que ofrecen a primera hora de la mañana son más tarde que los de Iberia. Así, de lunes a viernes, Spanair opera actualmente un vuelo a las once y cuarto –en este caso llega una hora de antelación para presentarse en el aeropuerto–, y otro a las nueve y media de la noche. Air Europa, por su parte, opera vuelos los sábados a las nueve y diez de la mañana, pero el resto de la semana la primera salida de Madrid hacia Lavacolla no es hasta las once y diez de la noche.

Más madrugadores a la ida

En el viaje de ida la oferta para los viajeros madrugadores es mucho más variada. A las seis y media de la mañana hay dos vuelos, uno de Iberia y otro de Spanair, mientras que poco después, a las siete, hay un tercer trayecto operado por Air Europa.

Por contra, las posibilidades de viajar a última hora son muy escasas. El último vuelo sale de Lavacolla a las nueve menos veinte y antes hay sólo otro, a las seis y cinco de la tarde, los dos de la compañía Iberia.

Estos dos vuelos por la tarde son la única opción para un usuario de Lavacolla que quiera marcharse después de comer en Compostela, ya que el anterior enlace sale a las tres y media de la tarde.


inicio